El ciclismo de montaña o Mountain Bike es el deporte en el que se usa la bicicleta en todo tipo de terreno. Las MTB comparten semejanzas con otras bicicletas, pero incorporan características diseñadas para mejorar la durabilidad y el rendimiento en terrenos difíciles. Este deporte individual requiere de resistencia, fuerza, equilibrio, habilidades de manejo de la bicicleta y autosuficiencia.

Pequeñas recomendaciones...

Motivar sin presionar

Este es sin duda el punto más relevante a la hora de incidir en los gustos de los niños por un deporte. La motivación va de la mano de los incentivos que generemos para los pequeños, sea un hijo, sobrino o hermano.
Ir a un parque, una zona rural, un lugar tranquilo y sin transito puede ayudar a la hora de elegir el lugar. Éstos sectores se caracterizan por tener espacios, donde los chicos pueden transitar y además el entorno, por lo general, es atractivo. El hecho de que existan árboles, sombra -que es muy importante-lugares para descansar, gente paseando a sus mascotas y alguno que otro obstáculo, pueden ser condicionantes que de seguro harán que sus primeras experiencias sobre la bici sean más agradables.

Resultado de imagen para mtb chicos

El primer paso en familia

Para dar el primer paso existen las bicicletas sin pedales que son excelentes para los chicos de 2 años en adelante, ya que permiten que ellos se propulsen con sus pies y adoptan la posición de manejo de la bicicleta sin tener que preocuparse de pedalear. Estas bicicletas permiten desarrollar el equilibrio, ya que una vez que toman algo de velocidad ellos suben los pies y solo se preocupan de avanzar. Por otro lado, ir en familia ayudará a generar más confianza, pero cuidado con los papás muy aprehensivos, está bien caerse de vez en cuando. Las caídas siempre dejan algo más que un raspon, son parte del aprendizaje.

Enseñar lo básico

Es muy importante que los niños sepan distinguir primero cual es el freno delantero y cual es el freno trasero, ya que el correcto uso de ambos les entregará control sobre su bicicleta. Este es un problema que no sólo deben tener presente los niños sino también los adultos, que a veces por inexperiencia terminan en el suelo porque no saben cómo disminuir la velocidad o controlarla en distintas situaciones. Por ejemplo: andando en la calle o esquivando el tránsito.

Felicitarlos y filmarlos

Existen instancias, donde se diseñan circuitos especiales para los más pequeños. Para aquellos que buscan que sus hijos se familiaricen con las carreras y sobre todo con el compañerismo y buena onda que se genera, éstas son buenas oportunidades. Por otro lado, siempre cuando los niños terminen un trazado o paseo, es bueno darles un abrazo a la llegada o un incentivo sea cual sea el resultado. Eso ayudará a mantenerlos motivados.

Filmar  o tomar fotos y luego mostrar el material también resulta muy estimulante para los más chicos.

Nivel de exigencia

Los organizadores de los eventos o los encargados de sacar a pasear a un menor deben ser cautos en los niveles de exigencia ya que dependen de las edades, intereses y  habilidades de los niños. La ruta escogida sobre todo con los más pequeños, depende mucho de la edad y nivel técnico. Pero por lo general ya sea cuando se hacen los descensos o XC (cross country), debe haber trazados diferentes a los de los adultos o que hayan rutas opcionales en las zonas más complejas del trazado.

Tratar de que en la ruta haya pequeños obstáculos, leves badenes, zigzags y pendientes con planos de descanso, ya que así se incentivarán de manera segura las habilidades de los niños.

También es importante que los niños tengan la oportunidad de descansar cada cierto tiempo, ojalá en un lugar con sombra ya que la fisiología y capacidad aeróbica de los niños es distinta a la de los adultos. Además, deben mantenerse hidratados y es súper importante que no pasen hambre. Por último, enseñarles a elongar es un buen tip.

Llevarlos a eventos de MTB

Asistir con los niños a eventos es una  buena idea, no solo para que aprendan del Mountain Bike, si no para que desarrollen otras habilidades y se relacionen con personas que están interesadas en lo mismo que ellos.

Cuando los chicos aprenden solos o con sus amigos por lo general lleva a que el aprendizaje sea más lento y menos seguro, sin dejar de ser divertido. Desde que cree mi equipo escuela he podido ver como los accidentes se aminoran de manera notoria ya que al acompañarlos y entregarles los conocimientos técnicos en el cerro, los chicos se sienten más seguros y evitamos accidentes que suelen ocurrir cuando sumas la inexperiencia en deportes que pueden conllevar ciertos riesgos.

Es por esto que el asistir a eventos o entrenamientos con sus padres y ojalá guiados con alguien que sepa del tema, ayuda muchísimo a que las primeras experiencias queden y sean recordadas de manera satisfactoria.

Todas las experiencias en el deporte y el aprendizaje en etapas juveniles deben ser acompañadas de un ambiente lúdico, en donde prime el compañerismo la amistad y sobre todo la ¡seguridad!