Un ciclista, una vida...solo un relato de una realidad que no se modifica.

 

 

Muchas veces se ha dicho ya que encima de la bicicleta va una vida, pero es algo que parece que ciertos conductores no parecen enterarse. Esta mañana ha sido atropellada Ane Santesteban, ciclista profesional del conjunto Ale Cipollini. Hoy ha sido ella, pero mañana será otro, el panadero, el médico, el vecino del cuarto, el primo de ‘Pepito’… Afortunadamente, Ane Santesteban está bien y puede contarlo, pero hay otros ciclistas, otras personas, que no.

 

Da igual si eres profesional o un simple aficionado, cuando sales a la carretera a entrenar, a disfrutar de tu hobby, de tu pasión corres el riesgo de ser atropellado por un “conductor imprudente” o más bien, yo diría que por un asesino con un coche entre sus manos. Y digo asesino porque en la mayoría de los casos el conductor va drogado, bebido o son carnet de conducir, cuando no todo ello… y se dan a la fuga. No se que puede pasar por la cabeza de una persona para negar ayuda a un semejante al que has atropellado. Y si lo haces, hazlo bien, ‘mátalo’ ya que según la ley no existe omisión de socorro si es un cadáver. Te juzgaran y simplemente será un ‘homicidio imprudente’. ASESINATO diría yo.

 

En el caso de hoy, Ane ha sido atropellada y el conductor, que no merece el calificativo de persona, ha parado, ha retirado la bicicleta de la carretera y ha dejado a la ciclista inconsciente en un charco de sangre. ¿Hay alguna mente en la que entre semejante atrocidad? ¿No ha pensado en que Ane es una persona, con padres, amigos, personas que la esperan en casa, con un futuro… con UNA VIDA?

 

No es la primera y, desafortunadamente, no será la última, en unos días tendremos una nueva noticia de algún atropello. Esperemos que pronto cambie la situación y los conductores, que cada vez son más conscientes de la situación, respeten a los ciclistas, a las personas que montan en bici, y asuman que quien va en la bici puede ser su amigo/a, su hijo/a, su padre/madre, su hermano/a… Y que a los asesinos no les salga ‘tan barato’ matar a un ciclista. Afortunadamente los ciclistas tenemos a gente que se preocupa y lucha por que esto no sea así. Anna González ha abanderado la lucha por #unaleyjusta y que quién mate a un ciclista, tenga una condena acorde.

 

Dicho esto, no podemos dejar que no nos permitan disfrutar de la bici, de nuestra pasión. Yo me voy a disfrutar de ello, a disfrutar de mi hobby, de la bici, rezando por tener suerte y no cruzarme con ningún asesino y poder llegar a casa sano y salvo.